Mirador de Ulía

Sentarse en el Mirador de Ulía junto a su chef, Rubén Trincado, es sentarse a imaginar, a crear, a que una ebullición de imágenes e ideas invadan tu cabeza. El Restaurante Mirador de Ulía, tiene unas excepcionales vistas a la ciudad de San Sebastián, y eso era algo que Rubén tenía muy claro que debía quedar palpable en nuestras piezas. Quería que evocaran ese mar que ven sus comensales, que casi pudieran palparlo, y que la experiencia de degustar su menú girara en torno a esos motivos.

Las piezas que resultaron están llenas de fantasía, y trasladan al comensal a una experiencia sensorial que combina perfectamente con la innovadora propuesta gastronómica por la que apuesta Rubén Trincado, que le ha llevado a ser galardonado con una Estrella Michelín.

La propuesta que les hicimos consta de tres piezas, Pulpo, Medusa y Playa.

Pulpo es una pieza cerámica que consta de cinco pequeños boles pensados para cinco diferentes propuestas culinarias del chef, servidas al mismo tiempo.

Playa está pensada, tanto para mirarse desde el punto de vista del comensal, como de la persona que se sitúe  enfrente. Inspirada en las olas del mar y con formas orgánicas para que se integre perfectamente en la experiencia culinaria y en las maravillosas vistas de Mirador de Ulía.

Medusa es la pieza que cierra esta colección de inspiración marina. Consta de un pequeño bol situado en el centro de la parte elevada del cuerpo de una medusa imaginaria.